Ministerio de música Católica CANTARES 2.12

Jesús se aparece a María Magdalena, Martes de la Octava de Pascua, ALELUYA RESUCITO

Pascua 2008
Martes de la Octava de Pascua
ALELUYA ALELUYA, CRISTO HA RESUCITADO

La aparición a María Magdalena
Juan 20, 11-18. Pascua. Vayamos y contemos a nuestros hermanos, como ella, lo que hemos visto y oído.
 
La aparición a María Magdalena
La aparición a María Magdalena
Juan 20, 11-18

En aquel tiempo, estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Ellos le preguntan: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto».Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré». Jesús le dice: «María». Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní» - que quiere decir: «Maestro» Jesús le dice: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios». Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.


Reflexión:


El amor auténtico pide eternidad. Amar a otra persona es decirle «tú no morirás nunca» – como decía Gabriel Marcel. De ahí el temor a perder el ser amado. María Magdalena no podía creer en la muerte del Maestro. Invadida por una profunda pena se acerca al sepulcro. Ante la pregunta de los dos ángeles, no es capaz de admirarse. Sí, la muerte es dramática. Nos toca fuertemente. Sin Jesús Resucitado, carecería de sentido. «Mujer: ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?» Cuántas veces, Cristo se nos pone delante y nos repite las mismas preguntas. María no entendió. No era capaz de reconocerlo.

Así son nuestros momentos de lucha, de oscuridad y de dificultad. «¡María!» Es entonces cuando, al oír su nombre, se le abren los ojos y descubre al maestro: «Rabboni».. Nos hemos acostumbrado a pensar que la resurrección es sólo una cosa que nos espera al otro lado de la muerte. Y nadie piensa que la resurrección es también, entrar «más» en la vida. Que la resurrección es algo que Dios da a todo el que la pide, siempre que, después de pedirla, sigan luchando por resucitar cada día. «La Iglesia ofrece a los hombres el Evangelio, documento profético, que responde a las exigencias y aspiraciones del corazón humano y que es siempre “Buena Nueva”.

La Iglesia no puede dejar de proclamar que Jesús vino a revelar el rostro de Dios y alcanzar, mediante la cruz y la resurrección, la salvación para todos los hombres». (Redemptoris Missio, n. 11) En las situaciones límites se aprende a estimar las realidades sencillas que hacen posible la vida. Todo adquiere entonces sumo valor y adquiere sentimientos de gratitud. «He visto al Señor» - exclamó María. Esta debe ser nuestra actitud. Gratitud por haber visto al Señor, porque nos ha manifestado su amor y, como a María, nos ha llamado por nuestro nombre para anunciar la alegría de su Resurrección a todos los hombres. Que la gracia de estos días sacros que hemos vivido sea tal, que no podamos contener esa necesidad imperiosa de proclamarla, de compartirla con los demás. Vayamos y contemos a nuestros hermanos, como María Magdalena, lo que hemos visto y oído. Esto es lo que significa ser cristianos, ser enviados, ser apóstoles de verdad.

Comentarios

Serè breve ... no soy practicante, asisto de tanto en tanto a la iglesia, pero creo firmemente en la existencia del padre supremo, de Marìa, de àngeles y arcàngeles ... solo puedo decirles que serìa imposible imaginar una vida terrenal sin el padre en nuestro corazòn ... lo mejor que nos puede pasar es recibirlo y aceptarlo como nuestro eterno salvador ... Dios los bendiga.

Serè breve ... no soy practicante, asisto de tanto en tanto a la iglesia, pero creo firmemente en la existencia del padre supremo, de Marìa, de àngeles y arcàngeles ... solo puedo decirles que serìa imposible imaginar una vida terrenal sin el padre en nuestro corazòn ... lo mejor que nos puede pasar es recibirlo y aceptarlo como nuestro eterno salvador ... Dios los bendiga.

no sirve

ME HA GUSTADO MUCHO

Que hermoso Señor tu resurreccion! estas junto a mi! y a mi flia! te quiero y quiero que vivas en mi.

Añadir un Comentario: