Ministerio de música Católica CANTARES 2.12

"Solo tu tienes palabras de vida eterna", Pascua, ALELUYA RESUCITO

Escrito por cantares2-12 12-04-2008 en General. Comentarios (3)
Pascua 2008
Sábado de la III semana de Pascua
ALELUYA CRISTO HA RESUCITADO

¿También ustedes se quieren marchar?
Juan 6, 60-69. Pascua. Solo en Cristo encontraremos el lugar que esperamos.
 
¿También ustedes se quieren marchar?
Juan 6, 60-69


En aquel tiempo muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron:Este modo de hablar es inaceptable, ¿quién puede hacerle caso?Adivinando Jesús que sus discípulos le criticaban les dijo: ¿Esto oshace vacilar?, ¿ y si vierais al Hijo del hombre subir adonde estabaantes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Laspalabras que os he dicho son espíritu y son vida. Y con todo, algunosde vosotros no creen. Pues Jesús sabía desde el principio quiénes nocreían y quién lo iba a entregar. Y dijo: Por eso os he dicho que nadiepuede venir a mí, si el Padre no se lo concede. Desde entonces muchosdiscípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. EntoncesJesús les dijo a los Doce: ¿También vosotros queréis marcharos? SimónPedro le contestó: Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabrasde vida eterna; nosotros creemos. Y sabemos que Tú eres el Santoconsagrado por Dios.


Reflexión:


Varias personas piensan que la doctrina de la Iglesia esinaceptable. ¿Por qué el Papa no permite el aborto, ni la eutanasia, niel uso de los preservativos? ¿Por qué los curas no pueden casarse? Ypor eso muchos deciden dar la espalda a la Iglesia.

La historia se repite. Los discípulos de Jesús no podían con todala doctrina. Sobre todo, aquello de comer el Cuerpo de Cristo. Por eso,muchos de ellos se echaron atrás y no volvieron a ir con Él. Jesús sequedaba solo. Cada uno prefería buscar la felicidad por su cuenta, almargen de la voluntad de Dios. Apenas le quedaba una docena deseguidores, sus apóstoles. “¿Y vosotros, también queréis marcharos?”Terrible pregunta. Pero estupenda respuesta: “¿A quien vamos a acudir?Tú tienes palabras de vida eterna.”

Es triste ver cómo miles de personas caen diariamente en manos delas sectas, buscando otras palabras diferentes a las de Cristo, que sonlas que defiende la Iglesia. Sin embargo, no debemos perder laesperanza de que un día se darán cuenta del engaño de esos grupos ydecidirán regresar al seno de la familia católica, porque es allí dondese encuentran las verdaderas palabras de Jesús.






"El que no come de mi carne no tiene vida en mí", Pascua, ALELUYA RESUCITO

Escrito por cantares2-12 12-04-2008 en General. Comentarios (0)
Pascua 2008
Viernes de la III semana de Pascua
ALELUYA CRISTO HA RESUCITADO

El Pan Eucarístico
Juan 6, 52-59. Pascua. Cristo nos está esperando en la Eucaristía.
 
El Pan Eucarístico

Juan 6, 52-59


Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnosa comer su carne?» Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si nocoméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéisvida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vidaeterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdaderacomida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe misangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive,me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá pormí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestrospadres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.» Esto lodijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm.


Reflexión


El amor lleva a darse. Cuando se trata de un amor como el de Jesús,se llega hasta los extremos más insospechados, hasta el “invento” de laEucaristía. Cristo tiene que marcharse de este mundo pero “inventa” elmodo de quedarse para siempre entre nosotros verdadera, real ysubstancialmente.

Todos nosotros hemos tenido alguna vez esa experiencia, tan humana,de una despedida. Y sobre todo, si se trata de dos personas que sequieren, su deseo sería el de continuar juntos sin separarse, pero nose puede.

El amor del hombre, por muy grande que sea es limitado. Pero lo quenosotros no podemos, lo puede Jesucristo. Él, perfecto Dios y perfectoHombre, se tiene que ir pero al mismo tiempo se queda, se perdura, seeterniza en este mundo.

Cristo sabe que en muchos sagrarios donde él mora estará solo lamayor parte del día, experimentando la soledad. Mas Cristo se haquedado por nosotros, como prisionero por nuestro amor. Siempreesperando. Te está esperando, me está esperando. Espera a todos y cadauno de los hombres, para demostrarnos y desenmascararnos su amor. ¿Cómono pagar tanto Amor con amor?



El que come de este pan tiene vida eterna, Pascua, ALELUYA RESUCITO

Escrito por cantares2-12 11-04-2008 en General. Comentarios (1)
 Pascua 2008
Jueves de la III semana de Pascua
ALELUYA CRISTO HA RESUCITADO


Si comes de este pan, vivirás para siempre
Juan 6, 44-51. Pascua. Como el cuerpo es sostenido por el alimento, así nuestra alma necesita de la Eucaristía.
 
Si comes de este pan, vivirás para siempre
Juan 6, 44-51

«Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no loatrae; y yo le resucitaré el último día. Está escrito en los profetas:Serán todos enseñados por Dios. Todo el que escucha al Padre y aprende,viene a mí. No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que havenido de Dios, ése ha visto al Padre. En verdad, en verdad os digo: elque cree, tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padrescomieron el maná en el desierto y murieron; este es el pan que baja delcielo, para que quien lo coma no muera. Yo soy el pan vivo, bajado delcielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo levoy a dar, es mi carne por la vida del mundo.»


Reflexión


Tenemos hambre, hambre de Dios. Necesitamos el pan de vida eterna.Quizás hemos probado otros “banquetes” y hemos descubierto que nosacian nuestro deseo plenamente. Pero Cristo se revela como el alimentoque necesitamos, el único que puede colmar nuestras necesidades ydarnos la fuerza para el camino.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña que en la comuniónrecibimos el pan del cielo y el cáliz de la salvación, el Cuerpo y laSangre de Cristo que se entregó para la vida del mundo (cfr. CIC 1355).

Como el cuerpo es sostenido por el alimento, así nuestra almanecesita de la Eucaristía. Cristo baja del cielo al altar, por manosdel sacerdote. Viene a nosotros y espera que también nosotros vayamos aEl, que le busquemos con frecuencia para recibirle, para visitarle enel Sagrario.

Es pan de vida eterna, según su promesa: “Que todo el que ve alHijo y cree en El tenga la vida eterna”. Quien vive sostenido por laEucaristía, crece progresivamente en unión con Dios, y viéndole en estemundo bajo el velo de las especies del pan y el vino, nos preparamospara contemplarle cara a cara en la vida futura.


"Yo soy el pan de Vida", Martes de la III semana de Pascua, ALELUYA RESUCITO

Escrito por cantares2-12 09-04-2008 en General. Comentarios (0)
Pascua 2008
Martes de la III semana de Pascua
ALELUYA CRISTO HA RESUCITADO


Piden a Jesús una señal
Juan6, 30-35. Pascua. La Eucaristía nos está esperando a todos los quesentimos hambre y sed en nuestras almas.
 
Piden a Jesús una señal
Juan 6, 30-35


Ellos entonces le dijeron: «¿Qué señal haces para que viéndolacreamos en ti? ¿Qué obra realizas? Nuestros padres comieron el maná enel desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer». Jesúsles respondió: «En verdad, en verdad os digo: No fue Moisés quien osdio el pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan delcielo; porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida almundo». Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan». Lesdijo Jesús: Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendráhambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed.


Reflexión


Jesús quiso dejarnos como señal para creer en él (y sobretodo paraamarle) la Eucaristía. Es lo más precioso que tenemos en la Iglesia: esCristo mismo. No es sólo un símbolo, un adorno, un rito: es lapresencia real del Señor entre nosotros todos los días hasta el fin delmundo.

Jesucristo quiso quedarse bajo forma de pan, pero dejó claro queése es el "verdadero pan del cielo". La Eucaristía es el alimento queelimina eficazmente el hambre más profunda del hombre, le comunica conDios y le hace partícipe de su felicidad. Si deja en el alma algo dehambre, ésta sólo es de repetirlo de nuevo.

En la vida de los santos encontramos como denominador común un granamor hacia la Eucaristía. Ellos encontraron allí, por la fe, a Jesús,el Señor de sus vidas. "Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí...": Jesucristo habló con suma claridad, no hay espacio parainterpretaciones ambiguas. Él está en el pan eucarístico y nos estáesperando a todos los que sentimos hambre y sed en nuestras almas.





La gente busca a Jesús, Lunes de la III semana de pascua, ALELUYA RESUCITO

Escrito por cantares2-12 07-04-2008 en General. Comentarios (1)
Pascua 2008
Lunes de la III semana de Pascua
ALELUYA CRISTO HA RESUCITADO

La muchedumbre en busca de Jesús
Juan 6, 22-29. Pascua. Busquemos a Dios por amor desinteresado, ofreciendo nuestro amor a pesar de nosotros mismos.
 
La muchedumbre en busca de Jesús
Juan 6, 22-29


Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado delmar, vio que allí no había más que una barca y que Jesús no habíamontado en la barca con sus discípulos, sino que los discípulos sehabían marchado solos. Pero llegaron barcas de Tiberíades cerca dellugar donde habían comido pan. Cuando la gente vio que Jesús no estabaallí, ni tampoco sus discípulos, subieron a las barcas y fueron aCafarnaúm, en busca de Jesús. Al encontrarle a la orilla del mar, ledijeron: «Rabbí, ¿cuándo has llegado aquí?» Jesús les respondió: «Enverdad, en verdad os digo: vosotros me buscáis, no porque habéis vistoseñales, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado.Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento quepermanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque aéste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello». Ellos ledijeron: «¿Qué hemos de hacer para obrar las obras de Dios?» Jesús lesrespondió: «La obra de Dios es que creáis en quien él ha enviado».


Reflexión:


Hace mucho tiempo, vivía en un pueblo una aldeana muy hermosa.Todos querían esposarla pero ella sentía que nadie le asegurabaverdadero amor.

Así, se le acercó el mercader más rico diciéndole: “Te amaré apesar de tu pobreza”. Pero como en sus palabras no encontró verdaderoamor prefirió no casarse. Después se le acercó un gran general y ledijo: “ Me casaré contigo a pesar de las distancias que nos separen”.Pero tampoco aceptó la hermosa aldeana. Más tarde se le acercó elemperador a decirle: “Te aceptaré en mi palacio a pesar de tu condiciónde mortal”. Y también rehusó la muchacha a casarse porque tampoco veíaen él un amor desinteresado. Hasta que un día se le acercó un joven yle dijo: “Te amaré a pesar... de mí mismo”. Y como en sus palabrasencontró un amor verdadero y sincero, optó por casarse con él.

Ojalá que en nuestra vida suceda lo mismo. Que estemos buscando aDios por amor desinteresado. Que le ofrezcamos nuestro amor a pesar denosotros mismos. No busquemos a Dios por el alimento perecedero como lobuscaban las personas que menciona el evangelio. Es claro que nosotrosno buscamos a Dios por un alimento material, pues sabemos yexperimentamos que ese hay que ganárselo. Pero sí podríamos acercarnosa Cristo buscando alguna ganancia personal. Pidiéndole cosas que enlugar de acercarnos a nuestra santificación nos aleja. Tal vez vemos enJesús un genio que nos concederá deseos si pronunciamos una fórmulamágica que nosotros llamamos “oración”. Cristo ve nuestras intencionesy sabe porqué le pedimos las cosas, conoce porqué le seguimos y porquéle buscamos.

Busquemos a Cristo en la Eucaristía de forma desinteresada. No apesar de... lo que nos pueda gustar o disgustar de Él, sino sabiendoque la Eucaristía es el punto privilegiado del encuentro del amor hacianosotros, de forma desinteresada, a pesar de nuestra condición demortal y a pesar de nuestra pobreza.