Ministerio de música Católica CANTARES 2.12

El Poder sobre los demonios Jueves de la III semana de Cuaresma

Escrito por cantares2-12 28-02-2008 en General. Comentarios (0)
Cuaresma 2008


El poder sobre los demonios
Lucas11, 14-23. Cuaresma. De nosotros depende abrir el corazón a la luzverdadera para que ilumine nuestro interior.
 
El poder sobre los demonios
Lucas 11, 14-23


En aquel tiempo, Jesús estaba expulsando un demonio que eramudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, ylas gentes se admiraron. Pero algunos de ellos dijeron: Por Belcebú,Príncipe de los demonios, expulsa los demonios. Oros, para ponerle aprueba, le pedían una señal del cielo. Pero Él, conociendo suspensamientos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo quedaasolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás estádividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino? Porque decísque yo expulso los demonios por Belcebú. Si yo expulso los demonios porBelcebú, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos seránvuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios,es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bienarmado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llegauno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estabaconfiado y reparte sus despojos. El que no está conmigo, está contramí, y el que no recoge conmigo, desparrama.


Reflexión


A Jesús algunos tampoco le escuchan ni le hacen caso. Para no tenerque prestar atención a lo que dice porque es incómodo buscan excusas.Hoy el evangelio nos presenta una que es realmente poco razonable:quien expulsa demonios está en conveniencia con el mismo Satanás.

La respuesta de Jesús está llena de sentido común: un reino dividono podrá subsistir. Lo que pasa es que sus adversarios no quierenreconocer lo evidente, que ya llega el Reino prometido. Sin embargo, siaceptan esto tendrían que aceptar a Jesús como el Mesías de Dios y porlo tanto hacer caso del testimonio que está dando.

Es triste, pero observamos que aquellos que se quejan de Jesús sonprecisamente algunos del pueblo elegido, los que oficialmente seconsideran los mejores. No obstante, vemos que no hay sinceridad. Noquieren ver la luz. Jesús les acusaría en otras ocasiones de pecarcontra el Espíritu Santo, es decir, de pecar contra la luz que esevidente: no quieren verla.

En nuestra vida, ¿vemos y aceptamos esta luz como venida de Dios?Esta luz se nos revela de manera especial en la cuaresma. O, por elcontrario, ¿Cristo también se quejará de nosotros por no aceptarla? Denosotros depende abrir nuestro corazón a la luz verdadera para queilumine plenamente nuestro interior.

Jesús ante la ley antigua, Miercoles de la III semana de cuaresma

Escrito por cantares2-12 27-02-2008 en General. Comentarios (0)
Cuaresma 2008



Jesús ante la Ley Antigua
Mateo 5, 17-19, Cuaresma. Tenemos que ser antorchas encendidas en cada momento.
 
Jesús ante la Ley Antigua

Mateo 5, 17-19



En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No crean que hevenido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino adar cumplimiento. Yo les aseguro que antes se acabarán el cielo y latierra, que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o coma de laley. Por tanto, el que quebrante uno de estos preceptos menores y asílo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos;en cambio, el que los cumpla y los enseñe, ése será grande en el Reinode los Cielos.


Reflexión


En este pasaje Cristo nos dice que no basta cumplir la ley de Diosexteriormente. Se necesita interiorizar en el corazón, amar y hacerpropios sus preceptos con nuestro estilo de vida. Cuando penetremoscada vez más profundamente sus mandatos, pensaremos, hablaremos,gozaremos y reiremos sanamente porque ya nuestra vida va por el caminoque Dios nos pide.

Nos pide preparación, formación y conocimiento de su doctrina parapoder predicar, ¡y predicar bien! Al unir la preparación, la formacióny el conocimiento sencillo, pero profundizado en nuestra fe y aplicadoa nuestra vivencia cotidiana, predicaremos con el testimonio de vida.Dice un dicho muy cierto. “No se enseña ni lo que se sabe, ni lo que se habla sino lo que se vive.”Por eso si queremos predicar tenemos un gran peso en nuestras espaldas.Ser nosotros los primeros que vivimos lo que enseñamos. La doctrina yel conocimiento del catecismo de nuestra fe, el camino sencillo ybásico para conocer nuestra fe. Si no conocemos esta doctrina..., noconocemos camino el que nos lleva...

Todos nosotros, familias, jóvenes y niños de todas las edadestenemos que ser antorchas encendidas en cada momento, que brillenuestro testimonio en nuestra vida cotidiana, en nuestra familia, ennuestro grupo de amigos. No escondamos esta luz que desea arder eiluminar a todos.





Setenta veces siete, Martes de la III semana de cuaresma

Escrito por cantares2-12 26-02-2008 en General. Comentarios (0)

Cuaresma 2008


El perdón de las ofensas
Mateo18, 21-35. Cuaresma. Contar con un corazón que sepa amar y perdonar apesar de las grandes o pequeñas dificultades.
 
El perdón de las ofensas
Mateo 18, 21-35



En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó: Señor,¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano?¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sinohasta setenta veces siete.Y les propuso esta parábola: el Reino de losCielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos.Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía diez miltalentos. Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuesevendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se lepagase. Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía:"Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré." Movido a compasión elseñor de aquel siervo, le dejó en libertad y le perdonó la deuda. Alsalir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, quele debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: "Paga lo quedebes." Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: "Ten pacienciaconmigo, que ya te pagaré." Pero él no quiso, sino que fue y le echó enla cárcel, hasta que pagase lo que debía. Al ver sus compañeros loocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo losucedido. Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: "Siervo malvado,yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿Nodebías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yome compadecí de ti?" Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugoshasta que pagase todo lo que le debía. Esto mismo hará con vosotros miPadre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.


Reflexión


Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar? Con esta respuesta Jesúsno nos dice que perdonar sea fácil, sino que es un requisitoabsolutamente indispensable para nuestra vida. Podríamos decir que esun mandamiento, porque nos dice ¡perdona! De otra forma el corazón seencuentra como una ciudad asediada por el enemigo, la caridad rodeadapor el odio y el progreso espiritual sumergido en un pozo profundo.

Por otro lado, no debemos preocuparnos por la correspondencia delotro si hemos hecho lo que estaba de nuestra parte. Cada uno es diversoy, por lo tanto, cada uno dará cuentas a Dios de lo que ha hecho con suvida y con sus acciones.

Nuestro corazón deber ser un castillo donde sólo reine Dios. Él esamor, como dice san Juan en su primera epístola, y como tal aborrece elodio. Si, por el contrario, permitimos entrar al odio en nuestrocorazón, Cristo abandonará el sitio que estaba ocupando dentro denosotros porque no puede ser amigo de quien odia. Por este motivodebemos trabajar en amar en lugar de odiar, comprender en lugar depensar mal, perdonar en lugar de buscar la venganza.

Odiando, matamos nuestra alma. El deseo de venganza significa quese quiere superar al otro en hacer el mal y esto en vez de sanar lasituación la empeora. Pidamos a Cristo la gracia de contar con uncorazón como el suyo que sepa amar y perdonar a pesar de las grandes opequeñas dificultades de la vida.

Nadie es profeta en su propia tierra, Lunes de la III semana de Cuaresma

Escrito por cantares2-12 25-02-2008 en General. Comentarios (0)
Cuaresma 2008


Jesús en Nazaret
Lucas 4, 24-30. Cuaresma. Ya se vislumbra el final del camino: la muerte en la cruz.
 
Jesús en Nazaret
Lucas 4, 24-30


En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «En verdad os digoque ningún profeta es bien recibido en su patria». «Os digo de verdad:Muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró elcielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; ya ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda de Sareptade Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profetaEliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio».Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; y,levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a unaaltura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad,para despeñarle. Pero él, pasando por medio de ellos, se marchó.


Reflexión


En este evangelio Jesús achaca a los fariseos que no han sabidocaptar los signos de los tiempos. La viuda, y en general, losfavorecidos por los milagros de Elías y de Eliseo, sí supieronreconocer la actuación de Dios. Una vez más, en labios de Jesús, lasalvación se anuncia como universal, y son precisamente unos no-judíoslos que saben reaccionar bien y convertirse a Dios, mientras que elpueblo elegido le hace oídos sordos.

No les gustó nada a sus oyentes lo que les dijo Jesús. Tanto asíque le empujaron fuera de la ciudad con la intención de despeñarlo porel barranco. La primera homilía en su pueblo, que había empezado conadmiración y aplausos, acaba casi en tragedia. Ya se vislumbra el finaldel camino: la muerte en la cruz.

De manera que hoy también se nos recuerda que va siendo urgente quehagamos caso de las insistentes llamadas de Dios a la conversión, queconlleva el cambio de nuestra vida de pecado al cambio de la vida de lagracia. ¿Podríamos decir que se está notando este cambio en nosotros?¿O también Jesús podría quejarse de nosotros acusándonos de noresponder con generosidad a la llamada a la conversión?


La Párabola del Hijo pródigo, Sábado de la II semana de Cuaresma

Escrito por cantares2-12 23-02-2008 en General. Comentarios (1)
Cuaresma 2008



Parábola del hijo pródigo
Lucas15, 1-3.11-32. Cuaresma. Dios no se cansa de esperarnos, por mucho quenos alejemos de Él.
 
Parábola del hijo pródigo
Lucas 15, 1-3.11-32



En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y lospecadores para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban,diciendo: Este acoge a los pecadores y come con ellos. Entonces lesdijo esta parábola. Dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor deellos dijo al padre: "Padre, dame la parte de la hacienda que mecorresponde." Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el hijomenor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó suhacienda viviendo como un libertino. Cuando hubo gastado todo,sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad.Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, quele envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientrecon las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Yentrando en sí mismo, dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen panen abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré,iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya nomerezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros."Y, levantándose, partió hacia su padre. Estando él todavía lejos, levio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besóefusivamente. El hijo le dijo: "Padre, pequé contra el cielo y ante ti;ya no merezco ser llamado hijo tuyo."
Pero el padre dijo a sus siervos: "Traed aprisa el mejor vestidoy vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies.Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta,porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estabaperdido y ha sido hallado." Y comenzaron la fiesta. Su hijo mayorestaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó lamúsica y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó quéera aquello. Él le dijo: "Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado elnovillo cebado, porque le ha recobrado sano."El se irritó y no queríaentrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre:"Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya,pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos;y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda conprostitutas, has matado para él el novillo cebado!" Pero él le dijo:"Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero conveníacelebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estabamuerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado."



Reflexión


Sabiendo que somos hijos de Dios pensamos que lo merecemos todo. Aveces no somos ni capaces de agradecer a nuestro Creador por el grandon de la vida. Y, mucho menos, nos esforzamos por corresponder a suamor infinito.

¿Cuánto hemos recibido de Dios? ¡Todo! Sin embargo lo vemos comouna obligación de parte de Él. Podríamos llegar a quejarnos cuando norecibimos lo que queremos y tal vez hasta hemos llegado al punto deexigirle.

Dios, en su infinita bondad, no cesa de colmarnos de sus gracias yhasta cumple con nuestros caprichos. No importa si le agradecemos o no.

Lo más hermoso es ver que Dios no se cansa y por mucho que nosalejemos de Él, cuando deseamos volver, ahí está con los brazosabiertos esperándonos con un corazón lleno de amor.

Dios es el Pastor que se alegra al encontrar la oveja perdida. Éles el Padre misericordioso que espera a su hijo perdido con grandesansias, le perdona cualquier falta cuando ve un verdaderoarrepentimiento y lo llena de su amor. Digamos a Cristo: “Señor Tú losabes todo tu sabes que te quiero”